Archivo de Septiembre, 2010

El viejo inspector de Hacienda y los golpes de chapa sin factura

Hoy, para seguir con las anécdotas que empezamos el otro dái con el caso de las servilletas, les quiero contar cómo un sólo inspector de Hacienda, y casi por deporte, acabó con una buena parte del fraude fiscal en los talleres de reparaciones del que hablábamos en el artículo anterior. Sucedió a finales de los años […]

Share

El fraude fiscal en los talleres de coches (con ayuda de los desguaces)

En el caso de los talleres de reparaciones de coches, volvemos a encontrarnos con la dificultad de calcular los ingresos del taller porque muchos de eellos están en módulos, o estimación objetiva. En estos casos, como ya hemos dicho en otras ocasiones, los mayores incentivos para defraudar residen en no dar de alta al personal, […]

Share

El curioso caso del inspector de Hacienda y las servilletas.

En esta ocasión, en lugar de meternos con teoría, voy a tratar de contar una anécdota: hace años conocí el caso de un retaurante que se acogió a la tributación directa (ingresos menos gastos) y  que al estar en un medio urbano de pequeñas dimensiones utilizaba una técnica muy simple para defraudar: las facturas que […]

Share

El fraude fiscal en el pequeño comercio

El pequeño comercio fue siempre considerado por Hacienda una bolsa especialmente procilve al fraude fiscal, razón por la que trató de incluirlo, con la máxima amplitud, en el sistema de módulos, ya que de ese modo al menos obtendría un mínimo de recaudación. De todos modos, el sistema de módulos no es obligatorio, por lo […]

Share