El título de este libro me inspiró el artículo

No les voy a descubrir nada nuevo: fiscalmente, los planes de pensiones privados no son una gran ventaja, porque lo que te desgravan hoy, que entierras el dinero, te lo cobran el día que quieras sacarlo. Muchos leerán esto y pensarán que estoy equivocado. Puede ser, desde luego, pero si se tiene en cuenta el riesgo de no volver a ver jamás el dinero que se aportó, créanme que el beneficio que se obtiene no vale la pena.

Porque el riesgo existe. El riesgo está presente y debe tenerse en cuenta en todas las operaciones a largo plazo. El riesgo es algo tan identificado y real, que de medirlo y cobrar por cubrirlo es de lo que viven las compañías de seguros, así que no nos andemos con historias y hablemos claro: ¿qué probabilidad hay de que dentro de treinta años podamos recuperar el dinero que pusimos en una entidad financiera privada, de que el Gobierno no haya cambiado las leyes, de que la entidad en cuestión no se haya ido a tomar viento y de que lo que creímos favorable se convierta en un quebradero de cabeza? Tres puntos, remarcados en negrita, y hay muchos más. Sobre todo hay uno: lo imprevisto, porque treinta años es mucho tiempo.

La probabilidad de que se verifique uno de los escenarios anteriores, en mi opinión, es muy superior a lo que ganamos fiscalmente con la desgravación por los planes de pensiones. O sea, que si estuviésemos en otro ámbito, diríamos que estamos pagando dos mil euros de seguro por un coche que vale sólo mil dos cientos. ¿usted lo haría con un coche? No.

Pues no lo haga tampoco con la pensión. Y si aun tiene alguna duda, piense qué probabilidad hay de que el Estadio, cuando se quede sin dinero, decida socializar un día esos fondos de pensiones privados para repartirlos entre todos, como ya ha sucedido en Argentina.

Si quiere asegurarse la jubilación, ahorre lo que le quede después de haber pagado sus impuestos sin desgravar ese Fondo de pensiones. Invierta en productos que conozca, con liquidez a corto plazo y margen de maniobra. O compre oro y entiérrelo en el jardín, pero no le diga al Estado cuánto hay ni dónde lo tiene, porque puede que en un momento dado la tentación sea demasiado fuerte para ellos.

Un consejo sobre los planes de pensiones en forma de película

Un consejo ??sobre los planes de pensiones ?en forma de canción.?

Un consejo ??? sobres los planes de pensiones  en forma de libro

Share
 SIGUENOS EN TWITTER PINCHANDO AQUI .