burocraciaHoy, en vez de hablar de las distintas modalidades de fraude que idean los contribuyentes contra las arcas de la Hacienda Pública, voy a hablar de una práctica lamentable que utiliza la inspección fiscal para salirse con la suya en los casos en los que no consigue sacar adelante un expediente y exiuste controversia sobre la interpretación de alguna norma.

Quiero pensar que se hace sólo cuando el inspector está convencido de que hay fraude pero le cuesta mucho trabajo demostrarlo o sabe que el empresario o particular darán lasrga y costosa batalla en los tribunales para aceptar el dictamen de Hacienda. Quiero pensarlo, pero sé pro experiencia que no es así. No sabemos muy bien, o no sabemos a ciencia cierta, si la inspección tributaria cobra una paga de productividad o de objetivos, pero esta conducta nos hace ser suspicaces.

El caso es que muchas veces, cuando se inspecciona a una empresa, y tras largos trabajos no se encuentra nada que alegar, o se encuentran sólo algunos extremos dudosos, la inspección de Hacienda insiste en imponer una sanción moderada, y advierte que si el empresario la impugna le pedirá la documentación de los cuatro años anteriores. Y lo hace siempre en la época de máxima actividad de esa empresa, como por ejemplo en verano en el caso de un hotel o en Navidad en una imprenta. Cito sólo casos reales.

El empresario no puede negarse a facilitar y explicar la documentación que se le pide, pero sabe que dedicar su tiempo y esfuerzo en ese momento a presentar cuatro años de papeles tendrá para él un coste muy superior a aceptar la pequeña multa que le impongan por el año en curso y se ve en la tesitura de aceptar el chantaje, proque no se puede calificar de otro modo, o verse envuelto en toda clase de complicaciones burocráticas en vez de dedicase a gestionar su empresa.

Esta clase de hechos no son comunes, pero tampoco infrecuentes, y son parte de las circunstancias que desincentivan en España la creación de empleo: si la Agencia Tributaria entiende como obligatorio “sacar algo” cuando realiza una inspección, mucha gente, en especial los inversores extranjeros, tienen la percepción de no estar pagando una multa, sino una especie de soborno o mordida, lejos del Estado de Derecho.

De las otras cosas que te pueden pedir a cambio de cerrar un expediente de inspección, hablamos otro día. Pero no sólo los contribuyentes cometen fraudes en espe país….

Share