medicinaAlgunas actividades económicas, por su especial interés social, están exentas de IVA. Este es el caso, por ejemplo, de la sanidad y la enseñanza. En principio podría parecer que de este modo el fraude sería mínimo, pero nos olvidamos de la componente psicológica y sociológica: a pesar de que los clientes no temen que les carguen el IVA a mayores, una buena parte de ellos no le piden factura a su médico por los servicios prestados.

La razón, que puede parecer extraña a primera vista, no deja de ser humana: nadie quiere tener roces, o suponerlos siquiera, con la perona  a la que confía su salud.

De este modo, los profesionales de la medicina pueden evitar fácilmente declarar todos sus ingresos a la Hacienda Pública, de lo que se deriva que en su IRPF pagarán mucho, muchísimo menos de lo que les correspondería si diesen factura a todos sus pacientes.

Esto, sin embargo, tiene un gran inconveniente: que Hacienda desconfía y mira con lupa el patrimonio de estos profesionales, por lo que la dificultad consiste en blanquear el dinero que se obtiene por este medio de las consultas no declaradas. Ese dinero no puede ingresarse en el banco ni convertirse en bienes visibles, por lo que, con el tiempo, o se acumula en cajas de seguridad, devaluándose con la inflación, o permanece oculto en algún otro sitio, con los riesgos que ellos apareja.

Para evitar este inconveniente, hemos podido saber que se utiliza un método tan ingenioso como eficaz:

Si el profesional de la medicina (o de cualquier otra rama similar) es a la vez dueño de un negocio que tribute por módulos, como un bar, un restaurante o un pub, puede declarar al Fisco que el dinero procede del pub, lo que no le supondrá pagar más, y seguir afirmando que en la consulta gana poco (que es donde tendría que pagar).

Este es uno de los grandes agujeros del sistema de módulos: que permite blanquear rápida, fácil y limpiamente las cantidades obtenidas en otras actividades por el simple mecanismo de decir que proceden de la actividad declarada en módulos.

Rápido, simple y eficaz. Aunque no vendas una copa en todo el año.

Share